agosto 15, 2005

Pero... ¿cómo?

Recientemente (un año o dos) apareció en mi vida una persona que me hace sentir una mujer extraña, faltante de eso que muchos admiran de nuestro género, esa decisión que lo mueve todo, ese no sé qué que hace que los hombres –y otros entes– hagan todo lo que una quiere cuando una quiere.

Antes de esto siempre las había visto –a estas mujeres– con admiración y duda, pero muy de lejos, onda el fenómeno Katie Holmes que cuando era pequeña –casi ayer– tenía un cartel de Tom Cruise en su cuarto y decía que de grande se casaría con él, y ahora lo está haciendo ¡De miedo!

Esta chica que conozco, es la cuñada de una amiga, anda rondando los 35 años y escucha el tic tac de su reloj biológico a máxima. Un día hace unos 2 años conoció al hermano de la Serendipunk y ¡mocos! se lo llevó a vivir a su casa (paso 1), reacomodó el espacio para incluírlo a él y formarse un hogarcito, con fotos de los 2 de bebés con marcos iguales y esas cosas; se hizo querer (paso 2), siendo invitada a las reuniones familiares, adulando a la abuelita y casi casi cocinando galletitas para los vecinos y anexos. Desde ese momento ya hablaba de niños, familia, barda blanca, mascotas, cosas de treintona con síndrome del cocodrilo de Capitán Garfio.

Y, si, hace un año anunció que sería mamá (paso 3). Así nomás, de rapidito –TIC TAC TIC TAC–, reacomodó de nuevo el hogar, se fue a IKEA a armarse de cuanto mueble, adorno y muñequito de a dolar pudo para decorar el cuarto del bebé, y cumplió sus sueño: marido e hijo. Se armó de una familia express: "agregue agua y estará listo en 1 año".

Me imagino que un día despertó y decidió que ya era hora de armarse un futuro, ya tenía un departamento propio, un coche, un trabajo seguro y un reloj biológico a toda capacidad, se lanzó a una fiesta, vió a un bizcochito y dijo para sí misma "ya chingué, este es mi marido, el padre de mis hijos, y punto". Y así fue.

Hoy ella tiene un departamento, 2 coches, un marido, una hija de 3 meses y ya está empezando a prepararse para el segundo hijo. Y, yo sé que lo tendrá, cuando ella diga y como ella diga.

Mi pregunta es ¿CÓMO CARAJOS LO HACE? ¿QUÉ HACEMOS MAL EL RESTO DE LAS MUJERES QUE NO TENEMOS LO QUE QUEREMOS? Y no me refiero a hijos y una familia, chingá, eso está de miedo, pero yo no logro conseguir NADA de lo que esperaría tener en este momento de mi vida. No he logrado que mi novio deje ropa en mi casa ¡Carajo!, ya ni pensar en un martes que se quede a dormir.

¿Cómo? ¿Por qué no existe un curso, un diplomado, un taller... algo?

¿Qué tienen o hacen esas mujeres que no hacemos las demás?

¿Cómo funciona ese poder?

¿O es el poder del reloj biológico?

¿Debo sentarme a esperar a que el tic tac se apodere de mi y me de ese poder que tanto ansío?

¿Es necesario ser un cocodrilo, o hay otra manera?

¿Es "la fuerza de la familia"?

No todas estamos en busca de hijos, marido y barda blanca. Algunas simplemente quieren sexo casual de bar, o un mejor trabajo, o amigos nuevos, un sugar daddy, en fin, poder manipular a los demás a nuestro antojo para nuestra conveniencia ¿es esto demasiado pedir?

1 comentario:

nEkO dijo...

que pase la receta pues


Ko