febrero 14, 2011

Yo soy libre e independiente ¿Tú no?

Últimamente me retumba en la cabeza y me pesa la idea esa de que mi generación está programada para ser independiente y antisistema en todos los sentidos: Odio la familia, el matrimonio, el capitalismo, la moda, el pop en español, los niños, la Navidad, los regalos, mi cumpleaños... Y una lista interminable de situaciones sociales en las que no está bien visto participar sin el peligro de dejar de ser cool.

Aquel que se casa, lo hace porque lo obligaron, por darle gusto a la novia fresa o porque le pagan más de su beca, pero jamás por amor, eso es para los débiles. Si vas a una reunión familiar es porque hay comida gratis, no porque disfrutes rodearte de gente que te quiere y con quien te la pasa bien, apenas y lo sobrellevas por cumplir, pero no te puede gustar, eso es de ñoños. Si compras ropa de marca es porque es la única que te quedó bien o porque es lo que puedes pagar a meses sin intereses, si esta maldita economía te permitiera tener efectivo comprarías cualquier trapo de tianguis o algo hecho por manos artesanas, no es porque seas una víctima de la moda, eso es para cerdos capitalistas. ¿Y la Navidad? El horror, familia y capitalismo juntos, sólo asistes a la cena para evitar los panchos de una madre sobrepotectora y compras regalos por compromiso, si acaso los envuelves es porque se ven feos, no porque te guste la sensación de ver a alguien a quien quieres abrir un regalo, qué hueva. ¿Hijos? Pues si llegan espontáneamente los tengo, pero no es algo que esté esperando, si pasa bien, si no también. Y si hay que bautizarlos será para darle gusto a la mega anciana abuela que no puede morir sabiendo que sus bisnietos se irán al infierno, yo ni creo en esas ridiculeces. Yo soy feliz así y no necesito de nadie ni de nada, soy libre e independiente... Ah, y esa canción me la sé porque la pone mucho mi primita, yo ni de broma escucharía eso.

BULLSHIT!!!

Pura mierda, puros escudos que usamos para no perder nuestro autoimpuesto estátus de seres libres sin convencionalismos. Vivimos en una eterna lucha entre lo que queremos y lo que debemos hacer, nos ahogamos en pretextos para vivir, para casarnos, para tener hijos, para ir a la primera comunión de la sobrina y la boda del amigo, para cantar a todo pulmón una canción en el coche.

A mí ya me cansó tener que fingir y aparentar ser esas personas que rompen con los moldes impuestos por la sociedad. ¿A poco no sería menos pesado andar sin tener que esconderse?

¡Cásense! ¡Canten! ¡Tengan hijos y trabajos de 9 a 6! ¡Amen a sus familias muéganos! ¡Cómprense ropa nueva para ir a una boda! ¡O no! Lo que sea que los haga felices, y no se disculpen con nadie.

2 comentarios:

SebastianZvook dijo...

ser cool está tan sobrevalorado como el sexo! gracias por escribir estas cosas, el mundo está infestado de gente que vive pendiente del qué dirán... ya ni nos fijamos en necesidades tan sencillas como vivir tranquilo o hacer las cosas que te gustan por el simple gusto, sin esperar que te lo paguen o te lo reconozcan de ningún modo.

Javier dijo...

Me gusta el tono liberador de tu post. No me queda claro si al final quieres o no quieres celebrar tu cumpleaños. En caso que si, ¡muy feliz cumpleaños Reja!

Felicidades por tu blog y por tus tuits. Tienes un gran estilo personal para expresarte con gracia y desenfado tanto en las buenas como en las malas... La gran mayoría no podemos expresarnos libremente por las ataduras que indicas aquí mismo.

¡Felicidades!

@javieraparicio